Hace ya algún tiempo os hablamos en el blog de las rutas del vino en Galicia. Os comentamos entonces que las Rías Baixas son uno de los territorios con mayor tradición vinícola del norte peninsular. ¿Te gustaría saber un poco más?

Esta ruta cuenta con cinco subzonas de producción: O Rosal, Condado do Tea, Soutomaior, Val do Salnés y Ribeira do Ulla. Su variedad más conocida y cultivada es el vino Albariño que supone un 95% de su producción.

Cambados

Dentro de este entorno privilegiado para los amantes del enoturismo, destaca la región de Cambados, que recibió en 2017 el reconocimiento de “Ciudad Europea del Vino”, un galardón concedido por la asociación Europea RECEVÍN. Este municipio pontevedrés situado en la comarca del Salnés, no sólo nos brinda unos vinos excelentes; cuenta además con uno de los conjuntos históricos mejor conservados de Galicia e impresionantes paisajes que merece la pena descubrir.

Déjate llevar por el envolvente aroma a vino blanco que recorre sus nobles calles, visita sus bodegas, pazos y monumentos. Te daremos algunas sugerencias para que tu visita a Cambados sea inolvidable.

Un paseo por su Historia

Cambados nace de la unión de tres villas históricas que todavía mantienen su autenticidad y su carácter: Fefiñáns, Cambados y Santo Tomé do Mar que se unieron en una sola villa en el siglo XII por orden del rey Fernando II.

Este lugar se convirtió entonces en un importante bastión para la defensa de los Caminos de Santiago contra los ataques de vikingos y normandos. Pero los orígenes culturales de la villa son mucho más remotos. Ya en el siglo V a.C. tuvieron lugar los primeros asentamientos celtas en los montes de Castelo y A Pastora según confirman varios descubrimietos arqueológicos.

Los fenicios también aprovecharon las riquezas de estas tierras y construyeron sus poblados en las inmediaciones del río Umia, donde se dedicaron a la explotación del estaño y del cobre.

En el siglo IX las tres villas sufrieron el ataque de los pueblos vikingos y normandos. Para su defensa se construyó la famosa Torre de Sadurniño cuyas ruinas todavía se conservan. El rey Fernando II consideró necesaria la unión de las tres villas como medida de protección contra los invasores y fue así como en el siglo XII nació la Muy Real Villa de Cambados.

Siglos después los Reyes Católicos concedieron algunos beneficios a Cambados por su participación en la conquista de Granada. Se inicia así una etapa de esplendor que queda reflejada en la multitud de pazos que existen en el municipio. Aquí destaca el pazo de Fefiñáns que comenzó a construirse en el siglo XVI y alberga dos de las bodegas más señeras de la ruta del vino Rías Baixas: Palacio de Fefiñanes y Joaquín Gil Armada. En ellas se conservan uno de los viñedos más antiguos del Salnés que fueron el origen de los primeros vinos de Albariño embotellados a comienzos del siglo XX.

En la actualidad Cambados continúa siendo uno de los mayores productores de Albariño. A comienzos de agosto, el municipio pontevedrés celebra su famosa “Fiesta del Albariño”, uno de los festejos vinícolas más importantes de Galicia.

¿Qué ver en Cambados?

Si vas a hacer una ruta enoturística por Cambados o si te decides a visitar por cualquier otro motivo este bonito municipio gallego, descubrirás rincones acogedores y llenos de encanto. Te recomendamos visitar su centro histórico, sus pazos más emblemáticos o la pintoresca Iglesia de San Benito.

¿Listo para empezar el recorrido? No olvides apuntar en tu agenda los siguientes lugares:

Plaza de Fefiñáns

Está considerada como una de las plazas más bonitas de Galicia y fue en el pasado el centro neurálgico de Cambados. En ella se encuentran dos de sus edificios más importantes: el pazo de Fefiñáns y la Iglesia de San Benito.

plaza de Fefiñáns

Antiguamente la plaza estaba cerrada por cuatro puentes que eran utilizados por los nobles que allí vivían para desplazarse a las distintas dependencias, pero en 1843 Javier de Zarate y Murga, Marqués de Montesacro, toma la decisión de derribar tres de ellos ya que estorbaban el paso de los carruajes cuando la plaza se convirtió en mercado.

Pazo de Fefiñáns

Situado en la misma plaza, se encuentra el afamado pazo al que debe su nombre. Fue construido en el siglo XVI por Juan Sarmiento Valladares, consejero de Felipe II y remodelado un siglo después por el vizconde Gonzalo Valladares.

El edificio está formado por dos cuerpos en forma de “L” y su decoración se inspira claramente en el Renacentismo italiano. En la parte superior de cada una de las alas del edificio podemos ver los escudos de armas de la familia y hacia uno de sus extremos se eleva una torre almenada.

Como os dijimos al comienzo de este artículo, el pazo de Fefiñáns alberga dos de las bodegas de Albariño más antiguas de toda Galicia, otro motivo de peso para no abandonar Cambados sin visitar sus estancias.

Iglesia de San Benito

También en la Plaza de Fefiñáns tenemos la oportunidad de ver la pintoresca Iglesia de San Benito. Fue construida por orden de Gonzalo de Valladares entre 1618 y 1634 sobre los restos de una antigua capilla románica.

iglesia de San Benito Cambados

Conociendo este dato, no es de extrañar la mezcla de estilos arquitectónicos que podemos observar en el edificio. Los elementos más antiguos son de origen románico mientras que la fachada y sus altos campanarios son genuinamente barrocos. En su interior podemos admirar la minuciosa obra de la bóveda de cañón, con arcos ojivales que se cruzan entre sí y un bello retablo del siglo XVII.

Hacia la parte de la plaza, se alzan dos estatuas de guerreros con sus lanzas y escudos. Se conocen como los “Balboas” y defienden simbólicamente los sepulcros de don Gonzalo de Valladares y su esposa.

Calle Real

Entre la Plaza de Fefiñáns y Francisco Asorey se encuentra esta típica calle de paseo llena de comercios, tiendas de regalos, pastelerías y restaurantes donde disfrutar del exquisito marisco y del viño Albariño tan popular en las Rías Baixas.

Otros pazos de interés turístico

Si tienes suficiente tiempo libre en tu agenda, no dejes de admirar otros hermosos pazos de Cambados como el Pazo de Torrado, el Pazo de A Calzada que acoge desde 2013 la Oficina Municipal de Turismo o el Pazo de Bazán, hoy convertido en Parador Nacional de Turismo de Albariño.

Pazo de Ulloa Cambados

También hay varias casas señoriales o pazos como el de Fajardo, del siglo XVII, o el de Ulloa, que fue residencia de Alonso Fonseca III, arzobispo de Santiago y de Toledo y uno de los impulsores de la Universidad de Santiago de Compostela. Este último pazo es privado y no permite visitas pero podemos contemplarlo desde el exterior, rodeado de una bonita plaza ajardinada con un cruceiro en el centro.

Ruinas de Santa Mariña Dozo y mirador de A Pastora

Situada en el Monte de A Pastora, la iglesia de Santa Mariña Dozo fue construida en el siglo XVI por orden de Lope Sánchez de Ulloa sobre una antigua ermita románica del siglo XII.

iglesia de Santa Mariña Dozo

Abandonada en el siglo XIX hasta su ruina, actualmente sólo se conserva de ella parte del campanario y los cuatro arcos transversales románicos que en su día sustentaron la bóveda. Las tumbas del cementerio cercano rodean a la iglesia y han ocupado parte de su interior, dándole si cabe un toque más misterioso a este lugar abandonado.

Los restos de Santa Mariña Dozo fueron declarados Monumento Nacional en el año 1943.

No lejos de este lugar podemos ascender una pequeña colina para tener unas vistas privilegiadas desde el mirador de A Pastora. Es el punto más alto de todo el municipio y en un día despejado podemos ver desde aquí Meis, O Grove, Vilanova e Isla de Arousa.

Torre de San Sadurniño

El centro de Cambados y la villa marinera de San Tomé están unidos por la calle Hospital. Aquí se encuentra el pazo de Moltó, hoy convertido en negocio hostelero. el pazo de Montesacro y la capilla de Santa Margarita. Aunque el monumento más emblemático de la zona es la famosa Torre de San Sadurniño.

Torre de San Sadurniño

Con sus impresionantes vistas hacia O Grove y La Toja, este bastión marítimo fue construido en el siglo X para defender la ría de Arousa y Santiago de Compostela de los ataques de normandos y vikingos. En el siglo XIII fue reformada por el arzobispo Gelmírez, pero fue nuevamente destruida a finales del siglo XV durante las revueltas Irmandiñas. Suero Gómez de Soutomaior volvió a reedificarla y en el siglo XVIII fue abandonada definitivamente hasta hoy.

Otros lugares para los amantes del vino

En la capital gallega del Albariño no podía faltar un museo dedicado al vino. Muy cerca de las ruinas de Santa Mariña Dozo encontramos el Museo Etnográfico del vino, el lugar perfecto para aprender un poco más de las peculiaridades del cultivo de la vid y la producción del vino en Cambados.

Si bien os recomendamos visitar en primer lugar las bodegas del pazo de Fefiñáns, en el núcleo urbano de Cambados se encuentran otras seis bodegas de referencia que merece la pena conocer, y muchas más en sus alrededores. Todas ellas forman parte de la ruta del vino Rías Baixas.

No hay duda de que por su valor monumental y su recorrido amplio de bodegas, viñedos y salas de cata, Cambados es uno de los municipios con más valor enoturístico de España.

¿Te gustaría saber algo más sobre esta y otras rutas del vino en Galicia? Contacta con nosotros y te informaremos con detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.