Una de las últimas localidades que podemos contemplar antes de llegar a Santiago de Compostela si seguimos el Camino Francés, es Santa Irene.         

Se sitúa a sólo 21,5 kilómetros de la capital y también está próxima a O Pedrouzo por lo que no es extraño coincidir aquí con peregrinos que vienen del Camino Primitivo o del Camino del Norte.

Al llegar al lugar, no olvides visitar la Capilla de Santa Irene (siglo XVII). Es una construcción sencilla y de planta rectangular pero rodeada de una hermosa carballeira (robledal). También es el escenario de la Romería de San Pedro que tiene lugar el 29 de junio.

             

Otro lugar emblemático es la famosa Fuente de la Eterna Juventud. Según una leyenda, todo aquel que se lave en sus aguas se conservará eternamente joven.

¿Te gustaría conocer Santa Irene y otros lugares rodeados de leyendas y misterio? Contacta con nosotros y vive la magia del Camino de Santiago.            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.