Como destino turístico, Galicia cuenta con una gran cantidad de balnearios, zonas termales y spas que merece la pena visitar. Disfrutar de estos lugares es una excelente idea si buscamos unas vacaciones de descanso y relax.

Sin embargo, si lo tuyo es el senderismo y los paisajes naturales, te animamos a hacer un tour ecológico por Galicia descubriendo las llamadas “rutas del agua“. Cascadas, pozas y charcas de exótica belleza que encontraremos a lo largo de toda la geografía gallega.

Muchos de estos lugares son desconocidos para el turismo masivo. Debemos ser cuidadosos a la hora de acceder a ciertas zonas a pie, ya que puede ser peligroso. Te recomendamos siempre contar con la ayuda de un guía para no correr riesgos.

Pozas y Charcas de Melón (Orense)

Agrupa varias pozas (As Mestas, Darriba y A Estrela). Se trata de un singular complejo natural donde podemos combinar la afficción por el barranquismo, senderismo y natación.

Este recorrido fluvial pasa por las aldeas de Melón y Tourón y las Mestas. Un lugar paradisíaco y poco conocido. La belleza del paisaje va acompañada de cierta peligrosidad. Te aconsejamos acceder siempre, a ser posible, en compañía de un guía.

Cascada de Segade en Caldas de Reis

En la salida de Caldas de Reis dirección A Estrada nos encontramos con la Fervenza de Segade. Una hermoso paraje que nos regala en Río Umia en forma de cascada y pozas.

En este lugar también podemos encontrar los restos de la Fábrica de Luz, una centra hidroeléctrica construida en el año 1900, de la que solo quedan restos de la construcción y una alta chimenea que se puede ver desde la carretera. Como no podía ser de otra forma, en la zona se encuentran construcciones como los molinos de agua.

Charcas da Chavasqueira (Orense)

Orense es la ciudad termal de Galicia por excelencia. Estas pozas termales son de uso gratuito y se encuentran en uno de los márgenes del Río Miño. Son las primeras que se acondicionaron en la ciudad para uso y disfrute de vecinos y visitantes.

Sus aguas tienen una temperatura de 43ºC para el baño, si bien manan a 63ºC. Son indicadas para tratamientos de reuma, artritis, asma o infecciones de la piel. Son aguas bicarbonatadas, fluoradas, y sulfuradas de mineralización media.

El entorno de las Pozas de la Chavasqueira lo completan zonas de césped, donde poder tomar el sol, descansar o simplemente contemplar el paisaje que forman las orillas del Río Miño.

Mougas en Oia y Lourenza en A Guardia

Para los aficcionados al naturismo y al nudismo. En estas pozas naturales es posible darse un chapuzón sin bañador y disfrutar de los acogedores paisajes de Galicia.

Fervenzas de Nuveira

Hermosas cascadas que forma el río Arcos (afluente del Xallas) a su paso por la parroquia a la que da su mismo nombre, en el municipio de Mazaricos.

Las cascadas salvan un desnivel de rocas graníticas de unos 10 metros de altura. Para llegar a ellas se puede acceder desde Ezaro subiendo al embalse de Santa Uxía y cruzarlo hasta pasar Fieiro y Nuveira (el acceso es por la entrada de una depuradora de agua) o por la carretera que viene desde A Picota.

Piscinas naturales del río Pedras en Pobra do Caramiñal

Rodeado de una Naturaleza virgen de singular belleza, el río Pedras en su descenso desde el monte A Curota hacia su desembocadura en el mar, forma unas acumulaciones de agua conocidas como las “piscinas da Pobra de Caramiñal“.

Visitando este lugar también podrás disfrutar de grandes saltos de agua llamados fervenzas y tomar espectaculares fotografías del paisaje o de las especies autóctonas del lugar.

La cascada de Augacaída en Pantón (Lugo)

Es uno de los parajes naturales más populares y visitados de la Ribeira Sacra.

La ruta de senderismo que permite acceder al lugar lleva también al castro de Marce, un paraje de gran espectacularidad situado sobre la margen izquierda del Miño. Este lugar es uno de los escenarios de la leyenda de los xacios u hombres acuáticos, una de las tradiciones populares más típicas de la zona.

Fervenza de Vilagocende

Se encuentra en el ayuntamiento de Fonsagrada, antes de llegar a la aldea de Vilagocende. Aquí el río Porteliña salva un desnivel de unos 50 metros formando una de las cascadas mas hermosas de toda Galicia.

Para poder llegar a la cascada debemos hacer una ruta a pie de algo más de un kilómetro de descenso. Un sendero boscoso que discurre entre bidueiros, ameneiros y carballos hasta llegar a la bravura del agua.

Charca do Alligal de Codesido (Vilalba)

Famosa por sus reconocidas propiedades curativas para el reuma o las enfermedades de la piel.

La primera piscina se construyó en 1930 con unas dimensiones mucho más reducidas que las actuales. Hoy en día es una balsa circular de hormigón de unos 30 metros de diámetro. La finca en la que se encuentra la charca fue donada por su propietario a la parroquia de Codesido.

Son aguas bicarbonatado-cálcicas y de baja mineralización. Su temperatura alcanza los 23Cº. Son bastante conocidas dentro y fuera de Galicia y reciben visitas de turistas durante todo el año, pero sobre todo en verano.

Fervenza del valle de Lóuzara

Se encuentra en un valle situado al sur del municipio de Samos, entre los límites de O Courel y O Incio. Es uno de los paisajes fluviales más espectaculares de Galicia. El río Lóuzara se abre paso entre prados, soutos y un bosque autóctono. Si te gusta el senderismo y el turismo ecológico, en este lugar podrás contemplar cascadas, presas naturales, puentes de madera y un monte de roca caliza que abre paso a mundos subterráneos de desconocida belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *